EPICONDILITIS
Posted by Super User
La epicondilitis es un dolor en la cara externa del codo, en la región del epicóndilo. A pesar de llamarse comunmente “codo de tenista”, sólo en un 5% se relaciona con este deporte. Muchas son las actividades diarias en las que se trabaja con la musculatura del antebrazo.
Curiosamente, pocas veces lo padecen los tenistas de élite, y es, bastante frecuente en deportistas aficionados. Lo que demuestra la importancia de un buen entrenador que corrija la técnica.
 
Las maniobras de exploración física que sugieren el diagnóstico son la sensibilidad dolorosa a la presión en la región epicondílea y el dolor con la extensión resistida de la muñeca.
 
El término “tendinitis” o “epicondilitis” presupone una naturaleza inflamatoria del proceso. Sin embargo , varios estudios han demostrado que además de los cambios inflamatorios en el tendón, hay cambios en el tejido (siendo éstos más significativos que la propia inflamación). Los hallazgos histológicos que se han encontrado, incluyen desorganización y degeneración de las fibras de colágeno, aumento del número de células (fibroblastos y un tipo especial de células denominadas miofibroblastos) y áreas con aumento de vasos sanguíneos.
 
La fisiopatología de las tendinopatías se resume así: ante una sobrecarga del tendón, éste reacciona con una respuesta vascular y fibroblástica que trata de reparar el daño (sin participación significativa de las células del sistema inmunitario, responsables de provocar la inflamación). Si el proceso de recuperación no consigue su objetivo, aparecen zonas de tendinosis que facilitan la cronificación del dolor. El origen del problema parece ser una respuesta reparadora incompleta.
Algunas de las consecuencias más importantes que puede tener son el atrapamiento del nervio 3º interóseo posterior (rama del nervio radial), la patología de la articulación radiocubital (principalmente cambios degenerativos y osteocondritis disecante) y el dolor irradiado de origen cervical.
 
A la hora del tratamiento, son varias las alternativas que se tienen:
 
ÓRTESIS
Se han propuesto diferentes tipos: coderas, bandas de compresión del antebrazo, muñequeras que limitan la extensión dorsal.... Las más populares y mejor analiza das son las bandas de compresión del antebrazo. Su objetivo es repartir las fuerzas de tensión que ejerce la musculatura extensora creando un falso origen muscular distal al epicóndilo. Los estudios biomecánicos muestran que la banda reduce la tensión en el epicóndilo y disminuye el dolor durante la prensión.
 
FISIOTERAPIA Y EJERCICIOS
Se trabajaría con medidas antiinflamatorias, analgésicas (Frio, Interferenciales, TENS), y reestructuradoras del tejido (Ultrasonidos, láser , cyriax). Además de ejercicios específicos, como son los estiramientos epicondileos y epitrocleares, y contracciones de flexo-extensión de muñeca con resistencias.
 
INFILTRACIONES
Los estudios han demostrado la eficacia a corto plazo (menos de 6 semanas) en el control del dolor, respecto al grupo de fisioterapia.

 
Sin embargo, el resultado a medio-plazo (6-12 meses) de un grupo de pacientes con infiltraciones, y otro con fisioterapia, registró una evolución muy parecida. Existiendo el riesgo con las infiltraciones de atrofia grasa, alteración de la pigmentación cutánea, y, excepcionalmente, ruptura del tendón del extensor común (por endurecimiento del tendón). Además se ha observado que pueden disminuir la producción de colágeno y la replicación de los tenocitos.
 
Deja tus comentarios
Comentarios
Cargar Más